No quieres invitar a tus amigos a tu nuevo departamento porque no sabes si habrá espacio suficiente. ¿Dónde sentarlos? Los escasos 30 o 40 metros cuadrados parecen muchos menos y continuamente tropiezas con muebles a cada paso que das.

Probablemente conoces a muchas personas que viven en viviendas de un solo ambiente o de un dormitorio. Según la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), en 2014 el 57% de los departamentos comercializados en el Gran Santiago -cerca de 14.240 unidades- correspondieron a productos menores a los 50 metros cuadrados.

“Los departamentos pequeños son una alternativa para un gran público debido al precio. Son una opción para parejas o personas que están empezando y que ya han logrado una independencia y estabilidad económica”,, explica María Carolina Montt, Directora de la Escuela de Diseño de Interiores y Exteriores de la Universidad del Pacífico.

Según la experta, lo mismo ocurre con gente mayor que, por el contrario, han terminado su tarea familiar de crianza y entra en una etapa de reducción y mayor comodidad. También son una buena solución para personas de fuera de Santiago, quienes requieren un lugar donde llegar o permanecer durante la semana, por trabajo, estudio o cualquier otro motivo. Y finalmente, para aquellos que buscan inversiones en propiedades, son una excelente oportunidad, ya que se arriendan fácilmente.

La gran mayoría de los departamentos de un dormitorio ofrecen una cocina americana. ¿Por qué?.

“Los departamentos pequeños logran mejores espacios al integrar los ambientes. En este sentido la cocina americana es una buena opción porque forma parte de la sala o living y a su vez cumple la función del comedor”, asegura Montt.

Maximizar los espacios

Para que un departamento se vea un poco más grande, la decoración es fundamental. No hay que complicarse mucho, la simpleza es el secreto.

“Es importante evitar la saturación, ya sea por cantidad o por tamaño. Hoy existe una variada alternativa en estilos de decoración, sin embargo para los departamentos pequeños debe privilegiarse una línea simple, con colores claros que tienden a ampliar los espacios y en lo posible seguir con la misma gama de color para los textiles, es decir para los tapices, cortinas, cubrecamas y alfombras, donde el color se puede integrar con elementos decorativos, como cojines, cuadros, fotografías, etc…”, aconseja María Carolina Montt.

Los muebles juegan un papel fundamental en cómo se visualiza un departamento, ya que se tiene poco espacio y no es una casa. Aquí los enceres aparatosos y gigantescos pueden ser un grave error.

“Hay que minimizar el amueblamiento, pensando en que los muebles deben ser los necesarios de acuerdo a un uso. No se requiere amueblar como si fuera una casa cualquiera, hay que quebrar esquemas y ponerse un poco creativo”, enfatiza la arquitecto.

Explica que, por ejemplo, no repetir necesariamente el del sofá, dos sillones y mesa de centro. Hay que pensar que un departamento pequeño no está concebido para una reunión de muchas personas a la vez.

Al momento de amoblar estos departamentos, es importante que el mobiliario sea el mínimo necesario y que los muebles no sean invasivos ni de gruesas dimensiones; por el contrario, conviene privilegiar aquellos de mayor transparencia y levedad.

Espacios multiuso

La industria sabe que cada vez se necesita más comodidad, pero se tiene menos espacio. Es por eso que en el mercado se pueden encontrar muebles multiusos o desplegables, que pueden ser una alternativa a tomar en cuenta.

“Muchas veces la parte inferior de la cama no es un espacio de almacenamiento, sino de uso, para lo cual se levanta la altura de la cama, dejando bajo ella un espacio habitable para juego, escritorio u otro uso. Lo que se busca es ir más allá de los metros cuadrados de superficie del departamento, haciendo uso de los metros cúbicos, donde la altura cobra un valor significativo a la hora de organizar los muebles y las múltiples funciones que se deben realizar en un mismo ambiente”, expone Montt.

Encontrar la mezcla perfecta entre funcionalidad, belleza y espacio puede ser difícil, pero la decoración también puede ayudar a que un departamento se convierta en un hogar acogedor.

Hay medidas que se pueden tomar. Por ejemplo, los muebles de madera natural resultan más acogedores que los de otros materiales. La incorporación de textiles también ayuda a componer un ambiente más acogedor; las alfombras son un elemento que ayuda mucho, así como también los cubrecamas, cojines, mantas y tapices de fibras naturales. Agregar otros elementos como fotografías familiares, plantas y velas, también contribuyen al mismo propósito.

La luz

La experta señala que la luz también influye directamente en cómo se ve el departamento. Tener una buena iluminación, tanto natural como artificial, es fundamental para conseguir un ambiente acogedor. Si un departamento no tiene una orientación favorable para el ingreso de la luz, se sugiere despejar las ventanas o bien utilizar cortinas que sean transparentes como gasas o visillos, que además de dejar ingresar la luz, ayudan a crear un espacio más íntimo.

“Se deben descartar todo tipo de cenefas, optando por aquellas cortinas de corrimiento vertical o en rollo. Otro de los consejos es incorporar puntos focales a través de lámparas que otorguen una luz cálida y tenue, así también para destacar un rincón o elemento decorativo”, recomienda.

Tips

– Preferir colores claros porque amplían los espacios. En lo posible seguir con la misma gama de color para los textiles, es decir para los tapices, cortinas, cubrecamas y alfombras.

– Poner sólo los muebles necesarios. Privilegiar aquellos con mayor transparencia.

– Aprovechar la oferta de muebles multiusos o despegables.

– Para hacerlo más acogedor, incorporar alfombras, cubrecamas, cojines, mantas y tapices de fibras naturales. También agregar otros elementos como fotografías familiares, plantas y velas.

– Despejar las ventanas o utilizar cortinas que sean transparentes como gasas o visillos. Descartar todo tipo de cenefas, optando por aquellas cortinas de corrimiento vertical o en rollo.

– Incorporar puntos focales a través de lámparas que otorguen una luz cálida y tenue para destacar cada espacio decorativo.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.