¿Sabías que, cuando se trata de asados, tú puedes comer todo lo que quieras, pero tu mascota no?. Según los expertos, si le das las cobras del asado a tu mascota éstos pueden producir no solo trastornos digestivos, sino también de conducta.

En efecto, es probable que el perro se instale junto a la parrilla, pero no lo hará por apetito, porque en su mente animal, este acto significa obtener un rol importante en el grupo.

“El perro no pide comida porque tenga hambre, sino para probar que puede acceder al estatus del dueño compartiendo su comida, ya que en la jauría los miembros dominantes comen primero”, aclara Francisca Montero, Médico Veterinario de Royal Canin.

Algo semejante pasa con el gato. Es probable que se acerque a su amo y le maúlle. Pero no lo hará solo por la comida, sino que aprovechando un momento propicio para obtener muestras de cariño.

“Si el amo le da comida, el felino lo interpretará como una recompensa a su comportamiento y los maullidos se intensificarán. Los gatos en la naturaleza no maúllan entre sí o entre los de su misma especie, ellos aprendieron a emitir sonidos y han ido evolucionando para comunicarse con nosotros los humanos. Es por eso que hoy los gatitos nos maúllan cuando quieren salir, pedir comida o simplemente están aburridos, es para llamar nuestra atención”, indica Montero.

No guardes los huesitos para el perro

Los restos de asado no son un premio para nuestras mascotas, de hecho pueden significar un gran peligro.

“Nuestra flora intestinal es mucho más variada que la de nuestros animalitos, por lo que podemos digerir distintos tipos de alimento sin enfermarnos, a diferencia de ellos”, advierte Montero.

La ingesta de elementos como longaniza o trozos de empanada puede causarles serios problemas digestivos tales como vómitos y diarrea, que obligarán a los amos a llevarlos a la consulta veterinaria, ya que la cebolla como otros ingredientes son tóxicos para nuestras mascotas.

De hecho, un aumento de casi un 40% de consultas en el veterinario se presenta durante las fiestas patrias. Así lo corroboraron seis clínicas veterinarias de Santiago durante septiembre pasado, las que estimaron que las consultas aumentan entre un 20% y un 40% durante las Fiestas Patrias, y la principal causa es la aparición de enfermedades gastrointestinales, seguidas de los accidentes.

Si la mascota recibe carne, embutidos, mayonesa, papas o frituras, sufrirá múltiples signos asociados a mala digestión, como dolor abdominal, vómitos y diarreas que pueden ser sanguinolentas. Como consecuencia, sufrirá decaimiento, deshidratación y anorexia.

“Si los síntomas no se controlan tempranamente, es probable que sea necesario visitar al médico veterinario para que prescriba un tratamiento y la dieta adecuada u hospitalización en casos graves”, señala la especialista de Royal Canin.

Agrega que tampoco los huesos resultan adecuados. En general nuestras mascotas, especialmente los perros, no deben consumir huesos de ningún tipo, debido a que éstos pueden provocar obstrucciones intestinales, perforaciones en paladar, en hocico, en el estómago, en recto, o bien, dañar las mucosas del tracto digestivo.

Con los cachorros los cuidados deberán redoblarse, ya que tenderán a recoger todo lo que caiga al suelo, pero no podrán digerirlo, ya que en esa etapa de la vida sus enzimas digestivas están escasamente activas, y una indigestión puede tener consecuencias irreversibles.

¡Mascotas a mantener la dieta!

Durante fiestas, perros y gatos deben mantener una dieta acorde a sus necesidades nutricionales e idealmente mantener la misma rutina de siempre, no aumentar ni variar su dieta. Y es que en los animales la obesidad causa tantos trastornos como en los humanos: intolerancia al esfuerzo, problemas cardiorrespiratorios, diabetes mellitus, disminución de las defensas, disminución de la longevidad e inconvenientes para las cirugías.

Un amo responsable tratará de evitar estos sufrimientos en su regalón, con una fórmula muy simple: No sobrealimentarlo ni darle alimentos que no sabemos si pueden hacerle mal o bien a nuestra mascota.

También hay que tener cuidado en estas Fiesta Patrias con los volantines. Tanto con nuestros niños como con nuestras mascotas debemos prevenir que tengan contacto con los que queden colgados en postes de luz o aquellos que están hechos con hilo curado, a pesar de que este material está prohibido hace años.

Ojo también con los pedazos de vidrio y basura que puede quedar en el suelo post fiestas.

Al final, la mejor forma de compartir la alegría de las fiestas con perros y gatos es jugando con ellos, sacarlos a pasear y demostrándoles cariño y consideración.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.