Poco a poco se están masificando las terapias psicológicas que se apoyan en la astrología. Pero, ¿cómo puede ayudar una carta astral en un tratamiento psicológico?.

La psicóloga Mariana Fagalde, directora de la escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, explica que conocer la carta astral permite incorporar, hacer conscientes e integrar aspectos propios y energéticos de la personalidad, y dejar de proyectar ciegamente en el entorno nuestras propias determinaciones y fantasmas inconscientes.

La experta señala que la Astrología es una herramienta psicoterapéutica y una disciplina transpersonal que permite la comprensión de la subjetividad y los procesos humanos y la relación de éstos con el ordenamiento del cosmos.

“El Universo tiene leyes y principios que lo organizan y de cierta manera determinan su funcionamiento. Dado que el ser humano es parte del Universo, es una manifestación más de la naturaleza; las energías que dan forma y expresión al universo, son también energías humanas. Conocer cómo se manifiestan en nosotros estas energías nos permite conocer nuestro funcionamiento natural, esencial e inconsciente”, explica.

En esta argumentación, la psicóloga señala que el aire es nuestro elemento primordial, fuente de energía y vida.

“Al momento de nacer, la primera inhalación, incorpora la energética del momento en el ser que está respirando por primera vez. Conocer esa impronta energética nos ayuda a hacer conscientes dinámicas de personalidad que tienen sus orígenes en la dimensión energética del ser humano”, indica.

La especialista acota que la carta astral nos permite conocer la ubicación de los planetas en el cosmos al momento de nacer, plano que permite entender cómo distintas funciones psicológicas se tiñen de distintas cualidades.

“Por ejemplo, la luna simboliza nuestro mundo emocional inconsciente y nuestras necesidades afectivas profundas. Cómo esté ubicada esa luna, es decir, en qué arquetipo astrológico o constelación zodiacal se ubique y cómo se relacione con los otros planetas, dará distintas cualidades a la esfera emocional del ser humano”, detalla.

Asimismo, la experta considera que puede configurarse una personalidad energética, intensa y dinámica si priman arquetipos de fuego; o una personalidad más sensible, intuitiva y empática si priman elementos de agua; o bien un mundo emocional racional, lucido, desapegado si priman elementos de aire; o finalmente un mundo emocional práctico, concreto y saludable si priman elementos de tierra.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.