La vida de una mujer es más difícil de lo que muchos creen. Es común que estemos cansadas, con poca energía y agobiadas por la rutina y las demandas diarias de nuestra vida y nuestras responsabilidades.

Desafortunadamente, ese agotamiento y estrés que comenzamos a sentir tiene consecuencias que muchas veces pasamos por alto pero que no por eso dejan de estar ahí, molestándonos y haciendo nuestros días aún más complejos.

Los efectos del estrés en nuestro cuerpo son variados, pero específicamente en nuestra piel son nefastos y es importante hacer algo para tratarlos y también para prevenirlos, ya que todavía quedan varios meses para fin de año y si actuamos ahora nuestra piel nos lo va a agradecer.

La piel de una persona que sufre de estrés se ve opaca y deshidratada, afectando su elasticidad. A su vez, las arrugas y las líneas de expresión se pueden ir haciendo cada vez más notorias y con ello las ojeras y bolsas en los párpados también, otorgándonos un aspecto más cansado y muchas veces representando más edad de la que tenemos. Además, pueden aparecer manchas, desencadenar alteraciones cutáneas, y si sufres de dermatitis, rosácea o psoriasis ésta se podría agravar.

Los sectores que suelen verse más afectados son el rostro, espalda, glúteos y escote, esto en cualquier tipo de piel, sin excepción.

A pesar de lo desagradable que pueden resultar estos efectos no hay que alarmarse porque afortunadamente sí hay tratamiento.

Si estás desesperada y necesitas una solución a corto plazo, la dermatóloga Alejandra Ríos, de Central Klinic, recomienda realizarse una vez al mes algún tratamiento de hidratación como un shock vitamínico, velo de colágeno, oxigenoterapia o electroporación con ácido hialurónico, además, realizar rutinas de limpiezas de mañana y noche y usar cremas hidratantes y nutritivas.

También existen tratamientos muy efectivos para corregir los signos que ha ido dejando el estrés en nuestra piel pero que son a largo plazo y que depende de los efectos nocivos que haya dejado el estrés en la piel. En el caso de manchas por ejemplo, el tratamiento puede llegar hasta el Láser Spectra, que activa el colágeno en la piel.

Sumado a ello, la doctora Ríos recomienda adquirir ciertos hábitos que ayudarán tanto a prevenir como a combatir los efectos del estrés: acostúmbrate a usar bloqueador durante todo el año y no sólo en verano.

Toma agua a diario y consume antioxidantes bajo supervisión médica. Asegúrate de tener un buen descanso por las noches y por último, preocúpate de practicar actividad física regularmente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.